Cómo mejorar tu español en el Camino de Santiago

Cómo mejorar tu español en el Camino de Santiago

No hay nada como pasar un tiempo en algún país de habla hispana para mejorar tus conocimientos del idioma y aprender sobre la vida y la cultura de ese país. Una forma diferente y muy interesante de llevar a cabo esta experiencia de inmersión es hacer el Camino de Santiago. Pero ¿sabes qué es el Camino de Santiago?

¿Qué es el Camino de Santiago?

El Camino de Santiago es el nombre que recibe una serie de rutas de peregrinación a la catedral de Santiago de Compostela, una ciudad situada en Galicia, en el noroeste de España. 

Allí se encuentra la tumba de Santiago el Mayor, uno de los apóstoles. Cuenta la leyenda que, tras su muerte, su cuerpo fue trasladado a Hispania por dos de sus seguidores. Su tumba fue descubierta sobre el año 820 y en su lugar se construyó un templo que acabaría convirtiéndose en la actual catedral de Santiago. Ahí empieza la historia del Camino.

La peregrinación a Santiago fue muy popular durante la Edad Media pero sufrió una fuerte crisis en el s.XIX y casi llegó a desaparecer. En la segunda mitad del s.XX se empezó a estudiar el itinerario del Camino con el fin de recuperarlo. A partir de los años 80, la labor de numerosos voluntarios para señalizar los senderos y mejorar la infraestructura de los albergues consiguió devolverle la popularidad al Camino. Fue entonces cuando se empezaron a pintar las famosas flechas amarillas que nos indican por dónde seguir.

La primera peregrinación la realizó el rey Alfonso II de Asturias, desde Oviedo, cuando le comunicaron el descubrimiento de esta tumba. Hoy en día esta ruta se conoce como Camino Primitivo. Pero hay muchos más Caminos:

  • El más famoso es el Camino Francés, que atraviesa España de este a oeste, desde la frontera con Francia en Roncesvalles.
  • El Camino del Norte también va de este a oeste, pero más al norte, desde Irún.
  • El Camino Portugués, desde Portugal, como su nombre indica. 
  • El Camino Inglés era la ruta seguida por los peregrinos británicos e irlandeses, que llegaban a las costas gallegas en barco y hacían andando el resto del camino hasta llegar a Santiago.
  • La Vía de la Plata cruza España de sur a norte, desde Sevilla.

Estos son los caminos más conocidos en España, pero no los únicos. ¿Qué parte de España prefieres visitar? Seguro que encuentras algún Camino por allí. Además, también podemos encontrar muchas rutas jacobeas por toda Europa. De hecho, hay una cita que se atribuye al escritor alemán Goethe que dice lo siguiente: “Europa se hizo peregrinando a Compostela”. 

La mayor parte de los peregrinos hace el Camino a pie, aunque también es posible hacerlo en bici o a caballo. Aunque su origen es religioso, hoy en día las motivaciones para hacer el Camino son muy variadas: muchas personas lo hacen por motivos espirituales, mientras que otras lo hacen como un reto físico y mental, como una aventura, para conocer gente, por el aspecto cultural y ¿por qué no? también para practicar español. Solo tienes que escoger tu ruta y planificar un poco tus etapas, dependiendo del tiempo del que dispongas. Puedes incluso regresar a España cada año y continuar el Camino donde lo terminaste el año anterior.

¿Por qué el Camino para practicar español?

Cada ruta es diferente, pero en general, vas a pasar por un montón de pueblos y aldeas alejados de las zonas más turísticas. Esto quiere decir que no te vas a encontrar a mucha gente que hable inglés o algún otro idioma extranjero. ¡No tienes excusas para hablar tu idioma!

En general la gente reacciona de manera muy positiva cuando alguien hace el esfuerzo de hablar español, aunque sea muy básico. Así que no tengas miedo. Notarás incluso que te tratan mejor que a otra persona que no lo intenta.

Dependiendo de la ruta que elijas y de la época del año, es bastante posible que te encuentres con otros peregrinos. ¿Hablan español? Perfecto. Compartir el Camino con otros peregrinos es una parte esencial de la experiencia. Con algunos pasarás poco tiempo y no los volverás a ver, pero con otros pasarás más tiempo y es posible que acabéis siendo amigos. ¡Hay incluso personas que han conocido a su futura pareja en el Camino!

En las aldeas y pueblos más pequeños es frecuente encontrar personas, sobre todo mayores, deseosas de charlar. Aprovecha la oportunidad y salúdalas, párate, pregúntales por la vida en el pueblo, sus fiestas, historia, costumbres… lo que se te ocurra. No solo estarás practicando el idioma, también estarás aprendiendo muchísimo sobre la cultura y la forma de vida de las distintas regiones españolas.

En todas las ciudades y pueblos grandes suele haber una oficina de turismo. Búscala y vete a pedir información. Ellos estarán encantados de ayudarte y tú estarás practicando y aprendiendo.

En las ciudades la gente suele ir con más prisa y no tiene tanto tiempo para pararse a charlar, pero eso no quiere decir que no puedas practicar. Mira a tu alrededor: estás rodeado de oportunidades de mejorar tu español. 

Vallas publicitarias, carteles en los escaparates, información en paradas de autobuses… Fíjate en ellos. ¿Lo entiendes todo o hay alguna palabra nueva? Seguro que tienes un teléfono con conexión a internet, ¿no? Puedes buscar las palabras que no entiendas en algún diccionario en línea. Si aun así tienes problemas para entender, haz una foto del texto y pregunta más tarde, cuando sea posible.

Es habitual que los bares y cafeterías tengan algún periódico. Aprovecha el momento del desayuno o de esa pausa a mitad de etapa para tomar un café con leche para leer un poco, si no tienes con quien hablar. Además de practicar la lectura, también vas a estar al tanto de la actualidad y vas a aprender sobre otras cuestiones: ¿a qué temas se le dedica más espacio? ¿qué tipos de noticias son más frecuentes? ¿hay alguna diferencia con los periódicos de mi país?

El Camino es una experiencia única que vale la pena hacer al menos una vez en la vida. Si nunca lo has hecho, esto puede ser difícil de entender. Pero te animo a que lo pruebes. Seguro que no te arrepientes. Además, como ves, no te faltarán oportunidades de practicar y mejorar el español y te estarás beneficiando doblemente de tu estancia. Pero ten cuidado, el Camino crea adicción.

María Seco
Entrada escrita por: María Seco
María Seco es apasionada de la enseñanza del español desde hace más de 15 años. Ha dado clase a distintos niveles y en distintos contextos, tanto de forma presencial como en línea. En los últimos años se ha centrado más en la enseñanza en línea y hace 2 años creó el blog Spanish for the Camino para ayudar a futuros peregrinos que saben poco o nada de español pero a los que le gustaría aprender antes de embarcarse en el Camino.
0 0 vote
Article Rating
Suscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments