¿Qué es la navidad? ¿Es igual en todo el mundo?

¿Qué es la navidad? ¿Es igual en todo el mundo?

La navidad es una época del año que se caracteriza por el espíritu festivo. La duración de las fiestas es diferente en cada país. En España, por ejemplo, comienza el 22 de diciembre y termina el 6 de enero. En esas fechas las escuelas, universidades, organismos públicos y también algunas empresas y fábricas descansan, así que gran parte de la población está de vacaciones. En estados Unidos comienza el cuarto jueves de noviembre con “Acción de gracias” y se extiende hasta la primera semana de enero.  Los rusos celebran la navidad el 7 de enero; para ellos la celebración principal en este periodo es la “Noche vieja” y la época de fiestas dura 10 días comenzando el 1 de enero.

Son pocos los países donde la navidad no se celebra o está prohibida. La razón por la que está prohibida es porque es una fiesta de origen religioso. El 25 de diciembre los cristianos de todo el mundo celebran el nacimiento de Dios. Pero lo cierto es que en muchos países el significado religioso de la fiesta se ha perdido completamente.

En Estados Unidos, por ejemplo, toda la Navidad, gira en torno a la figura de Santa Claus. Según la creencia popular la noche antes de Navidad, este abuelito regordete se cuela por las chimeneas de las casas y deja bajo el árbol de Navidad o en los calcetines de navidad un regalo para cada miembro de la familia. Es lógico pensar que con tanto trabajo en una sola noche Papa Noel sienta hambre y sed, así que las personas dejan un vaso de leche y galletas para él. Los niños despiertan el 25 de diciembre con la ilusión de los regalos que les ha dejado Santa. Son pocas las familias que acuden a la iglesia o al menos recuerden el motivo religioso de la festividad. Para la mayoría es una época de fiesta y armonía familiar, porque sí, la familia es la protagonista.

Para los españoles el significado religioso de estas fiestas aún no se ha perdido totalmente. En la mayoría de las casas, además de los típicos adornos navideños (árboles, guirnaldas, luces) se prepara un Belén, una representación plástica del nacimiento de Jesús. La tradición de los belenes (también llamados nacimientos) es muy popular; incluso se hacen concursos en busca del Belén más vistoso, elaborado y original. Por otra parte, además del nacimiento de Jesús el 25 de diciembre, en España se celebra también la llegada de los Reyes magos el 6 de enero. En las últimas horas del día anterior se celebra la cabalgata de Reyes. Las familias se vuelcan a las calles para presenciar la entrada de sus majestades Melchor, Gaspar y Baltasar en la cuidad. Por las principales vías de la cuidad desfila el séquito real y los reyes que van lanzando caramelos para todos. Y al día siguiente los niños despiertan con la sorpresa de los regalos que los reyes les han traído. De esta forma cada año se revive el pasaje bíblico de la visita de los tres reyes a Jesús recién nacido.

En Rusia, sola una pequeña parte de la población celebra la navidad que no es en diciembre, sino el 7 de enero según su calendario oficial. El motivo principal para festejar en estas fechas es la llegada del nuevo año. El 1 de enero el Abuelo del frio (Ded Moroz) sale en su trineo tirado por 3 caballos blancos a repartir los regalos acompañado de su nieta la Doncella de las nieves (Snegurochka).

Los regalos y obsequios se han convertido en el elemento más importante. La forma de entregarlos recibe muchos nombres: Papa Noel, Reyes Magos, Abuelo del frio, pero lo importante es el regalo, el valor material. Y esta idea consumista es la que ha desplazado el valor espiritual de la navidad. En el Congo, por ejemplo, donde la idea de los regalos es total y completamente excepcional la navidad es una fiesta religiosa, por eso las iglesias son los lugares más importantes en estas fechas. Durante la Nochebuena se realizan eventos musicales y espectáculos teatrales para representar escenas bíblicas, desde el destierro de Adán y Eva hasta el nacimiento de Jesús que culmina cerca de la medianoche. La música puede continuar hasta bien entrada la madrugada y a las 9 de la mañana vuelven a reunirse en la iglesia para celebrar la misa.

Y aunque el consumismo desbocado haya desplazado todo el significado espiritual de estas fiestas la navidad sigue siendo una época feliz. Hay miles de tradiciones navideñas, hay diferentes formas de vivir esta fiesta, pero en todas partes hay un elemento común y es la familia. La reunión con la familia y amigos y el ambiente de armonía general es el motor impulsor de esta celebración.

En todos los países la familia se reúne para cenar o comer juntos algún platillo delicioso y poco habitual. En Estados Unidos y en Europa continental la tradición es comer algo grande hecho al horno, y mucho, mucho postre. En los países de Europa del este se preparan diferentes platillos con una base de pescado. En Cuba se come cerdo asado al carbón.  En el Congo la cena de Navidad es de acuerdo con las posibilidades de cada familia. En todas partes el objetivo es acercarnos y compartir con los seres queridos. Porque finalmente, la navidad no es el motivo religioso que le dio origen. No es Papa Noel ni los regalos. No son las luces y las canciones ni los desfiles. La navidad es la felicidad de compartir con los que amas.

Claudia Benítez
Entrada escrita por: Claudia Benítez
Claudia Benítez es una apasionada de las lenguas. Estudió filología hispánica. Trabajó en el área de la investigación literaria al tiempo que impartía clases de español y literatura para estudiantes de bachillerato. Actualmente es profesora de español para extranjeros en Campus Idiomático, escuela de español en Málaga.

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirse  
Notificar