Quedarse a vivir en la ciudad

Quedarse a vivir en la ciudad

Al principio tu idea era cambiar de aires y venir a España una temporada para aprender el idioma y vivir algo diferente a tu rutina. Lo que al principio iba a ser medio año de paréntesis se ha convertido en un año que ha pasado volando y la previsión es que quizás se alarga más tiempo.  Has encontrado un trabajo temporal en una empresa hablando en tu idioma, has conocido a gente de diferentes partes del mundo y el gusanillo de novedad permanente te ha enganchado. Hasta aquí todo perfecto, tu sueño de pasar un tiempo fuera de tu país y vivir cosas nuevas se está cumpliendo. Ahora bien, hay un momento en el que piensas en cómo va tu nivel de español, en si conoces a muchos españoles o en si te has adaptado a la vida de la ciudad o en una burbuja fuera de la realidad local.

Es el momento de ponerse manos a la obra y empezar una estrategia para sentir que formas parte de un lugar y que conoces a los españoles, desde dentro, no como espectador de la realidad. Se acabó pensar que es muy difícil tener amigos aquí, que solo hablo mi idioma, que es imposible mejorar mi nivel de español. Vamos a romper este bucle negativo y vamos a intentar buscar espacios para sacar tu voz en español.

Retos

  1. Una vez has aceptado esta situación es momento de lanzarse. Empezamos por lugares habituales para los españoles y cualquier persona que viva en una ciudad. La calle. Un lugar donde las personas tienen tiempo y puedes practicar el miedo a no comprender. Prepara la pregunta y memorízala si te pones muy nervioso, ensaya también el final, la despedida. Tal vez penséis que está pasado de moda y anticuado pero preguntar una dirección es de lo más comunicativo entre personas, olvídate del GPS. El objetivo no es llegar a un lugar, es practicar e  intentar comprender qué te dicen, ser rápido y hacerte valer como hablante de español con españoles.
  2. Pasamos al segundo lugar, recuerda, no hay prisa, no pasa nada si no comprendes o te responden en inglés, prueba otro momento y repítelo como una rutina en tu día. Estamos en un bar o un restaurante. Ponte retos pequeños como pedir la comida, llamar al camarero o preguntarle qué ingredientes lleva un plato. Vas a recibir respuesta seguro así que disfruta del momento. Piensa que no estás en una clase y el camarero puede tener prisa, visualiza tu objetivo y ponte retos pequeños, el más importante es que te respondan en español y que comprendan tu pregunta. No tengas miedo a equivocarte.
  3. El último lugar va a ser algo más social. Seguro que donde vives hay una red social de actividades entre vecinos, pregunta, busca información en centros cívicos o por internet sobre novedades del barrio. Una característica de los españoles es la vida social, forma parte de ella, ayuda y colabora con pequeñas acciones. Intenta una vez a la semana ir a la biblioteca y leer el tablón de anuncios, allí podrás encontrar cosas interesantes y muchas actividades para integrarte en el día a día local. No olvides que al principio será difícil pero tu objetivo es participar del lugar donde vives y sentir que el idioma no es una barrera. Rompe tu comodidad y zona de seguridad haciendo algo nuevo y diferente para aprender, nunca es tarde.

Recomendaciones

Un consejo, y puede que el más importante, es que pierdas el miedo a la inseguridad. Es verdad que tu expresividad y vocabulario es diferente cuando hablas otro idioma, no inferior sino diferente, cógelo como una oportunidad para experimentar casi siendo otra persona, es momento de jugar y pasarlo bien. Si esperas a hablar perfectamente español:” pronunciar bien, tener vocabulario, usar los pasados, el subjuntivo y una larga lista de temas”… para pensar que no te van a ver como el extranjero o el guiri estás equivocado.

Date unos meses de tiempo para ver el progreso, no seas muy exigente contigo mismo y haz memoria de vez en cuando sobre cómo era tu nivel meses atrás, encuentra siempre algo positivo y algo en lo que mejorar. Lo más importante es seguir intentándolo, no tirar la toalla, alcanzar la satisfacción de sentirte cómodo hablando español no tiene precio, es como cruzar la meta de una carrera de larga distancia. Ánimo, tú puedes hacerlo.

Gemma
Entrada escrita por: Gemma
Gemma es profesora de español para extranjeros desde hace quince años y con experiencia en España, Estados Unidos y Letonia. Como a muchos de sus estudiantes, le encantan los proyectos y los retos nuevos, uno es su blog lasfloresdeele.blogspot.com y otro es el inicio del camino en la enseñanza de español online. Para cualquier consulta puedes escribirla a lasfloresdeele@gmail.com
5 1 vote
Article Rating
Suscribirse
Notificar
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments